expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

jueves, 22 de enero de 2015

ALBÓNDIGAS CHINGONAS

Arriba, arriba..... ándale, ándale, cuate , que aquí hay tomateeeeeeeeeeeeeeeeee, tomate fritoooooooooooo  No se me ha ido la pinza, no , bueno, o por lo menos no más de lo habitual. ¿Os acordáis de aquel anuncio? Era de dibujos animados y salía un chamacote bigotón que hacía que mis ojos se abrieran como platos cada vez que aparecía. Hay que ver lo que hace la publicidad, como deseaba probar aquel tomate, que además mi madre se negaba a comprar , ya que decía que esos tomates fritos no valían para nada, ella usaba el natural y lo preparaba en casa, y mientras yo seguía salivando cada vez que salía el del bigote. Creo que, el que mi madre nunca comprara ese tipo de tomates, fue lo que me empujo a probarlo en cuanto me fui de casa. No he vuelto a comprar un bote de tomate frito desde entonces, hay que ver lo lista que era la condenada. 
Os estaréis preguntando porque os cuento todo esto y que tendrá que ver con mi receta de hoy (que en realidad no es mía, sino de Marta, bueno de las dos. La verdad es que quitando el tono que te sale de de ándale, ándale, como pican las puñeteras (con acento mejicano) , cuando las metes en la boca, más bien poco. Pero en cuanto las probé me vino el anuncio a la cabeza y me apetecía recordarlo. Hay que ver lo que nos marcaban entonces los anuncios. Como no había tantas cadenas de televisión, nos los sabíamos de memoria. 
Por supuesto el picante se puede suprimir, pero ya no serían las mismas, así que ármate de valor que con este frío entraremos en calor rápidamente.


NECESITAMOS LOS SIGUIENTES INGREDIENTES:

Para las albóndigas:
500 gr de carne picada mezcla ternera y cerdo.
Una rebanada de pan remojada en leche.
Un huevo.
Pimienta, eneldo y sal.
Una zanahoria y una cebolleta.



Para la salsa chingona:
Una cebolla, una zanahoria, un bote grande tomate triturado natural.
Un chorro de whisky
Dos cucharadas de tabasco.
Una guindilla.
Una cucharilla (de las de café rasa) de harina.
Aceite de oliva y sal.

 Así de fácil lo preparamos:
Primero hacemos las albóndigas:
Cortamos la cebolla y la zanahoria en trocitos muy pequeños, los echamos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva, dejamos hasta que esté bien pochada y apartamos del fuego.
Salpimentamos la carne y le añadimos un huevo y el sofrito que habíamos preparado anteriormente.
Juntamos bien hasta que queda integrado.
Cogemos pequeñas porciones de carne y vamos formando bolitas, pasamos por harina.
Freimos en aceite bien caliente.


 Ahora hacemos la salsa:
Cortamos la cebolla y la zanahoria (no hace falta que sea pequeña, ya que la vamos a triturar)
Echamos un chorrito de  aceite en una cazuela y la sofreímos hasta que está dorada.
Añadimos la cucharilla de harina y la dejamos tostar un poco.
Echamos el whisky (generoso) , el tabasco y la guindilla, el tomate y dejamos reducir unos minutos.
Trituramos e introducimos las albóndigas hasta que están tiernas (dependiendo del tamaño unos 25/30 minutos), rectificamos de sal si es necesario.


Servimos acompañadas de un poco de arroz blanco, o puré de patatas.


Si os gusta el picante no dejéis de hacerlas que están buenísimas. 
La próxima entrada os prometo que será dulce que ya lo hecho en falta. 







7 comentarios:

  1. ¡Menuda delicia! ¡Como siempre una receta de lujo! Besos

    ResponderEliminar
  2. Dile a Marta que tienen una pinta espectacular, un bico

    ResponderEliminar
  3. Holaaa, uff menos mal que ganó el salado ajajjaajaja, que yo ahora en enero estoy conteniéndome un poco que si no...
    Que tendrán las albóndigas que siempre resultan deliciosas, y aunque yo no aguanto el picante, aunque una pizca sí, ya me gustaría a mi probar estas albondiguillas. Por cierto, mi madre nunca compró el tomate que dices y que todas sabemos de cual se trata, el de las pepitas de oro, te acuerdas? jajajajajja
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  4. A mi me gusta el picantito y estas albóndigas seguro que están para dejar el plato bien limpio. Besiños, buen finde.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el picante, debe ser que en esta tierra suele hacer bastante frío y una guindilla siempre se agradece.
    Tus albóndigas picantes, me parecen una delicia, te han quedado con una presentación estupenda.
    Nunca las he comido picantes, pero no me olvidaré de tu receta.
    Gracias por compartirla.
    Cariños y buen fin de semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  6. Pero que ricura de albondigas vecinita a que hora dices que se cena en tu casa me voy pipitandooooooooo bueno mejor no voy ,no sea que me den la noche que se me habia olviadu que son picantes asi que te mando a mi costillo que se las come piquen lo que piquen y no le pasa naaaaaaaa .
    Bicos mil y feliz finde potita miaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  7. He hecho albóndigas toda la vida pero nunca había metido sofrito en ellas, lo probaré la próxima vez a ver que tal y por supuesto la salsa que a mí me encanta el picante jejej
    Besos guapa

    ResponderEliminar

Muchas gracias a tod@s los que pasáis por mi cocina y dejáis vuestros comentarios, se que a veces cuesta un poco ya que el tiempo es un bien precioso y no disponemos mucho de el, no siempre puedo contestarlos todos, lo que si os aseguro es que los leo con mucho cariño y que estaré encantada con vuestras opiniones , consejos y críticas . Así que de nuevo un millón de gracias.