expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

lunes, 2 de julio de 2012

TARTA HELADA DE PRALINÉ AL WHISKY

 Estos días no se porque pero estoy recordando muchas cosas de mi juventud. Hace mucho años, tantos como casi 30, tenía una amiga que vivía en la calle que había justo detrás de mi casa, yo en el tercer piso y ella en el primero, pero daba la casualidad de que teníamos el mismo patio de luces. Cuando nos mandaban  para la cama éramos capaces de pasarnos un buen rato hablando en voz bajita , hasta  que de vez en cuando se nos escapaba alguna risotada y recibíamos alguna que otra bronca y se nos acababa la fiesta. Lo que más solíamos hacer en esas reuniones clandestinas era intercambiarnos libros. En aquellos años leía: Los Cinco, Los Hollister, Los 7 secretos , pero mis libro favoritos era el de Puck. Buff , no os podéis imaginar cuanto me hacía soñar.  A mí amiga Mónica  sus padres le compraban un montón de libros, y como yo leía más rápido que ella , no le importaba dejármelos aunque ella no los hubiera leído aunque en el fondo creo que era porque babeaba con mí hermano jeje . Teníamos un sistema de trueque un poco peculiar. Yo tenía una cuerda en  la que ataba una bolsa con el libro que yo le iba a prestar, la soltaba con cuidado de que no asomara ningún vecino la cabeza y la balanceaba fuertemente hasta que ella la tuviera en su poder, metía el libro que me iba a dejar y yo nada más tenía que subirlo sorteando las miradas de los posibles curiosos. Para nosotras ese momento de contrabando librero era especial. Algunos de esos libros hoy los tiene mí hija, en cada uno de ellos hay una historia de un viaje en el patio de luces. Ya veis  hoy me siento  sentimental y que mejor que un dulcerío para recordar cosas que aunque sean pequeñas nos agradan tanto. 
La tarta hoy se la quiero dedicar a Mónica , que aunque hace muchos años que no se nada de ella, si que forma parte de mis más gratos recuerdos. No voy a decir que se prepara en un plis, plas , ya que os estaría mintiendo, pero no es complicada de hacer, eso sí, lía un rato, ya que hay que hacerla en varias fases. Pero el resultado, ummmm, el resultado merece la pena de verdad.

¿QUÉ NECESITAMOS?
Para el bizcocho: 
2 huevos , 50 gr de harina, 50 gr de azúcar.
Para el praliné:
100 gr de almendras peladas, tostadas y picadas
100 gr de azúcar.
Para la crema: 
125 g de azúcar
6 yemas de huevo, 3 claras
Una cucharadita de maizena
1/2 litro de leche
Una hoja de gelatina y 50 ml de whisky
Almibar con un buen chorro de whisky para remojar el bizcocho
Para la cobertura:
3 yemas, un huevo , 150 ml de agua, 150 gr de azúcar, dos hojas de gelatina.
Para decorar:
Nata montada con azúcar y almendra picada

VAMOS AL LÍO:
Lo primero es hacer el bizcocho. Para ello batimos con la batidora de varillas los huevos con el azúcar durante 15 minutos, tienen que quedar muy montados. Añadimos el harina que previamente habremos tamizado con movimientos envolventes  y lo echamos en un molde que tenemos untando con mantequilla y enharinado. Introducimos en el horno a 180º durante 8 - 10  minutos. Desmoldamos sobre una rejilla y dejamos enfriar.
Ahora hacemos el praliné, para ello ponemos el azúcar en un cazo pequeño con una cucharilla de agua, cuando empiece a tomar color añadimos las almendras picadas gruesas, removemos y vertemos sobre el mármol engrasado. Dejamos enfriar y lo trituramos en la picadora o lo metemos en una bolsa y le pasamos varias veces el rodillo de cocina.



Ponemos la leche a hervir y deshacemos las yemas en un cazo con el azúcar y la maizena, vertemos la leche hirviendo por encima y sin dejar de mover. Mantenemos en el fuego hasta que espese, añadimos el praliné mezclando. Ponemos el whisky en el fuego para que pierda el alcohol ( si no lo van a tomar niños no es necesario, pero yo si lo he hecho) y le añadimos  la hoja de gelatina remojada, añadimos a la crema, removemos bien. Dejamos enfriar varias horas.
Cuando este la crema fría pasamos al congelador removiendo cada 30 minutos mas o menos. Cuando empiece a tomar cuerpo le añadimos las claras montadas a punto de nieve removiendo con cuidado para que no se nos baje la mezcla. Montamos la tarta.
Colocamos el disco de bizcocho en un molde desmoldable  y lo empapamos bien en el almibar con whisky. Echamos la crema alisando bien la superficie y dejamos unas horas hasta que esté perfectamente congelado.
Preparamos la crema de cobertura , para ello mezclamos las 3 yemas , el huevo y el azúcar. Cuando tengamos todo bien mezclado le añadimos el agua y lo ponemos al fuego hasta que comience a espesar.
Le añadimos las dos hojas de gelatina remojada y dejamos entibiar.
Echamos por encima de la tarta alisando bien la superficie , la espolvoreamos con azúcar (mejor si es moreno, yo no tenía y le puse blanca) y quemamos con el soplete. Dejamos congelar, la dejé hasta el día siguiente .

Decoramos con nata montada y almendra picada y dejamos congelar de nuevo. Sacamos un ratito antes de que la vayamos a comer y lista para hincarle el diente.
¿Os apuntáis a un pedacito?

22 comentarios:

  1. Se ve riquisima,y seguramente la ponga en el cumpleaño de mi hijo cuando venga a pasar el verano en agosto.Besos amiga

    ResponderEliminar
  2. Qué tarta más deliciosa.....me voy a comer aunque sea una galleta para quitarme el ataque de dulce que me ha dado. Parece un poco trabajosa pero merece la pena, seguro.
    Un besote
    La cocina de Mar
    http://la-cocina-de-mar.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Merece la pena dedicarle un rato a la cocina, si el resultado es tan tentador como esta tarta. No te imaginas lo que daba a estas horas por disfrutar de un pequeño trocito, aunque fuera.
    Me ha encantado tu historia sobre el trueque de libros, las conversaciones y risas. A mí también me encantaban los cinco, los siete, los hollister, qué recuerdos! Los traía de la biblioteca del colegio o me los prestaba una amiga. Me quedaba enganchada con sus historias.
    Besos y feliz semana!

    ResponderEliminar
  4. Tiene una pinta espectacular, habra que probarla.
    Que buenos recuerdos me has despertado, aun tengo toda la colección de Puck y bastantes de los cinco guardados por si mi hija los quiere leer, Puck fue mi libro de cabecera durante años, repetía su lectura, gracias por compartir esta historia, besos.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado la historia de Mónica, que recuerdo más bonito que guardas en tu cabezita y que curioso lo del intercambio de libros. A mi los de Puck tambien me gustan mucho aunque solo tengo tres, los únicos que mi madre conserva de cuando era joven, más de una vez he intentado conseguir más pero nada...una pena
    La tarta para chuparse los dedos :P
    besitos!
    hoysonrioalespejo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  6. adoro esta tarta! asi caserita debe estar tremenda a juzgar por las fotos! me la llevo...
    saluditos.

    ResponderEliminar
  7. Pues por lo que cuentas, debemos ser tú y yo de la misma generación...Esos son los libros de mi niñez que tanto me han hecho soñar y me han aficcionado a la lectura para el resto de la vida...Una historia preciosa que te ha puesto tierna y sentimental, no me extraña nada, quién sabe si volverás a encontrar algún día a tu amiga, puedes intentar buscarla, hoy en día con tanta tecnología a nuestro alcance, quién sabe???
    Esa tarta debe ser una delicia y tan fresquita que se hace imposible resistirse, ñam!!!

    ResponderEliminar
  8. Esta tarta me encanta y a ti te ha quedado estupenda... si parece comprada!!! Aunque lo que más me ha gustado hoy ha sido tu historia. Yo también tenía una amiga que me prestaba los libros y me ha traído muchos recuerdos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Esta tarta no parece hecha en casa, te ha salido impecable!. Preciosa tu historia, qué bueno sería encontrar a tu amiga.. Un beso y feliz semana!.

    ResponderEliminar
  10. Hola Maky.

    Uf, yo me cojo un trozo pero de los grandes, que tiene que estar deliciosa. Es que te quedó perfecta, la textura del corte, la presentación, todo, vamos que parece que hecha por un profesional. Está divina.

    Ah y me ha encantado la historia, yo también leía esos libros, sobre todo los cinco, qué recuerdos!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Esta tarta es todo un lujo, la verdad que lleva su tiempo con tanta preparación pero al final recompensa. besitos

    ResponderEliminar
  12. La tarta te ha quedado fabulosa y espero que de alguna manera pueda llegar hasta Mónica para que podais recuperar ese amistad. se nota que pasasteis momentos maravillosos y que fuisteis excelentes amigas. Besicos.

    ResponderEliminar
  13. Hola Maky, pero que pinta tiene la dichosa, pero si parece que la acabas de sacar de la caja, vamos que parece de las compras,digo, ni comprada ni nada,parece la de los expositores de los restaurantes de lujo, que yo veo por la tele,jajaja, UN 10 CON MAYÚSCULAS.besos guapa.

    ResponderEliminar
  14. Una tarta fantastica, tambien la hice y gusto muchisimo!. Que recuerdos tan bonitos los de juventud! un besito

    ResponderEliminar
  15. Esta tarta helada es una preciosidad y me la apunto para el cumpleaño de mi hijo...besos

    ResponderEliminar
  16. Una taRTA FABULOSA AUNQUE DÉ TRABAJO PERO EL RESULTADO VALE LA PENA.uNA HISTORIA MUY BONITA Y ENTRAÑABLE.bESOS.

    ResponderEliminar
  17. Babeandoooo me tieneees te ha qyedado espectacular no me alargo mas pirque estoy casi sin bateria en el movir.
    Bicos mil desde la Isla de Arousa pesiosaaaa.

    ResponderEliminar
  18. Que recuerdos !!!! yo me intercambiaba regalitos y manualidades con mi vecina por las noches cuando bajabamos juntas la basura .... en fin que se pone una sentimental de ver como han pasado los años. Tambien me gustaban mucho los libros y los que mas recuerdo son los de Las Torres de Malory y Los Cinco.
    Estupenda esta tarta, menuda pintaza!!!!!

    ResponderEliminar
  19. Hola amiga, que tarta tan rica. Me apunto ha tu blog. Te espero en mi blog. Un saludo sole

    ResponderEliminar
  20. Una tarta exquisita y muy pero que muy bien presentada!!!
    Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias a tod@s los que pasáis por mi cocina y dejáis vuestros comentarios, se que a veces cuesta un poco ya que el tiempo es un bien precioso y no disponemos mucho de el, no siempre puedo contestarlos todos, lo que si os aseguro es que los leo con mucho cariño y que estaré encantada con vuestras opiniones , consejos y críticas . Así que de nuevo un millón de gracias.