expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

lunes, 5 de noviembre de 2018

CREMA DE CALABAZA Y ZANAHORIA


Seguimos disfrutando de los productos de temporada y hoy le toca el turno a la calabaza. Aunque en la zona en la que vivo, hace unos años,  solo se utilizaba para dar de comer a los animales, cada vez se está haciendo más hueco en nuestras cocinas. Si no la soléis preparar, animaros-  Es una delicia y es tan versátil, que la podemos disfrutar en un montón de platos, tanto dulces como salados: desde hacer una tarta estupenda, una mermelada, hasta servir de relleno de unos raviolis o en una crema como la de hoy. Además es una fuente importante de vitaminas A y C, minerales, fibra y baja en calorías,  Y aunque mi preferida es la variedad cacahuete, tenemos múltiples variedades para escoger. Así que, aprovechando la bajada de temperaturas y estos días lluviosos animaros a preparar esta rica crema que seguro que vuestros estómagos os lo van a agradecer. 



NECESITAS LOS SIGUIENTES INGREDIENTES:
Una cebolla pequeña, un puerro, un ajo, un tomate sin piel ni pepitas o en su defecto tres cucharadas de tomate triturado, un ramillete de apio.
200 gr de zanahoria, 400 gr de calabaza y una patata. Vino blanco, un chorro de aceite de oliva, sal.


ASÍ DE FÁCIL LO PREPARAS
Limpia bien las verduras y corta en trocitos pequeños.
En una olla añade un chorro de aceite, echa la cebolla, el ajo, el puerro y un poco de sal.
Cuando se halla dorado ligeramente añade el tomate, la zanahoria, calabaza y  patata, remueve y deja a fuego lento unos minutos.
Añade un chorro de vino blanco hasta, que se evapore el alcohol.  Cubre con agua.
Mantén a fuego medio hasta que las verduras estén tiernas (unos 20 minutos).
Tritura con la batidora, rectifica de sal si fuera necesario y sirvea gusto: con unos trocitos de pan frito, un chorrito de aceite de oliva, nata....
Un plato fácil de preparar, económico y que te ayudará a llevar mejor los días fríos.
Feliz semana

lunes, 29 de octubre de 2018

EMPANADILLAS DE APROVECHAMIENTO

Los que me conocéis desde hace tiempo ya sabéis que si hay algo que no soporto es tirar la comida. A veces nos liamos la manta a la cabeza y nos ponemos a cocinar como si en casa fuéramos 20 personas y claro, no siempre apetece acabar comiendo todos los días de la semana ese lacón asado de 6 kg que habíamos preparado para 4. Cuando sobran platos de cuchara es muy fácil, metemos en un tarro de cristal esterilizado cerramos bien con una tapa nueva (muy importante) y cocemos durante 20 minutos y ya tenemos un plato de lentejas ( por ejemplo) preparado para un día que andemos apurados. El caso es que es que en esta ocasión había preparado al horno una pieza estupenda de aguja de cerdo entera (que queda buenísima) y había sobrado un poco, así que me dije, pues nada para que me rinda un poco más, le añado un chorizo cortado a trocitos pequeños y ya está. 


NECESITAMOS LOS SIGUIENTES INGREDIENTES:

Para la masa:
Salvo que queramos preparar para congelar con una taza de las del café nos llegará para usarla  como medida. En caso de que queramos preparar muchas usaremos un vaso de los de agua.
Una taza de vino blanco,
Una taza de agua
Media taza de aceite de oliva suave
Una cucharilla rasa de sal.
Harina (la necesaria )


Para el relleno:
Restos que nos halla quedado de pollo, carne, cocido, pescado...recordad que es una receta de aprovechamiento.
Una cebolla, un pimiento rojo, verde,  una zanahoria,  un bote de tomate triturado o tomate pelado y escurrido. Ajo, perejil y vino blanco.


ASÍ DE FÁCIL LAS PREPARAMOS:
Primero hacemos el relleno para que esté frío.  
Echamos un chorrete de aceite en una sartén y cuando está caliente le añadimos la cebolla, el pimiento, la zanahoria  cortados pequeñitos  (echamos un poco de sal para que se haga con mayor facilidad) hasta que esté pochada. Añadimos las sobras de carne, pollo, etc, que le queramos poner. Le echamos un majado de ajo con perejil y un chorrete de vino blanco. Dejamos evaporar. 
Por último el tomate triturado y lo dejamos hasta que reduzca.  añadimos más sal si fuera necesario.
Dejamos enfriar.


Para hacer la masa: mezclamos en un bol o similar el agua vino, sal y aceite y vamos añadiendo harina de trigo  hasta formar una masa que no se pegue a las manos , no debemos trabajarla en exceso ya que sino se pone correosa. 
La podríamos usar ya, pero mejor si la dejamos reposar una media hora. 
Echamos un poco de harina sobre la encimera  y formamos bolitas .
Las estiramos con un rodillo, ponemos un poco del relleno con una cuchara, sellamos los bordes con un tenedor y pinchamos para que no revienten.
Cuando las tengamos todas preparadas, freimos en abundante aceite hasta que esten doradas. Sacamos sobre papel absorbente y a disfrutarrrrrrrrrrrr.


Como veis, de un plato que ha sobrado podemos preparar otro incluso mejor. Y que no os dé miedo hacer la masa casera, es mas fácil de hacer que de explicar, os lo digo yo.
Abrigaros muy bien y salir a disfrutarrrr, feliz semana. 

jueves, 18 de octubre de 2018

BIZCOCHO DE ZANAHORIA Y NUECES

Parece que ahora que bajaron las temperaturas ya no da pereza encender el horno. Y no me negaréis que si lo encendemos para preparar un buen bizcocho casero, o unas magdalenas para el desayuno, da menos pereza todavía. 
Muchas veces os he contado que cua ndo me casé cada dos días preparaba uno, pero el que  no quedaba duro como una piedra, subía con la misma facilidad y rapidez con lo que bajaba. con lo cual se iban directoa a la basura. Pero como a cabezota no hay quien me gane, y cuando digo que soy capaz, lo soy,  puse a los astros de mi parte, y la verdad es que me salen unos bizcochos de lujo (y no es por que yo lo diga, jaja) . Voy echando un poco de esto y un poco de aquello y pasan cosas como esta; un bizcocho esponjo, tierno jugoso y muy, muy rico. 
Así que... venga, manos a la obra, que es muy fácil de preparar. 


NECESITAMOS LOS SIGUIENTES INGREDIENTES:

250 gr de azúcar
150 gr de zanahoria
180 gr de leche
150 gr de aceite de girasol
4 huevos
250 gr de harina
50gr de maizena.
3 cucharillas de las de café, de levadura.
80 gr de nueces.




ASÍ DE FÁCIL LO PREPARAMOS;
Lo primero que haremos será untar el molde con mantequilla, aceite o spray desmoldante, espolvoreamos con harina y reservamos. He utilizado un molde de 28 cm.
En este bizcocho vamos a utilizar la zanahoria cocida, después de probar varias opciones me quedo con esta. Yo la preparado en el microondas. Después de lavarla bien la cortamos en trozos pequeños la ponemos en un bol apto para microondas (en mi caso de cristal) , tapamos con papel film, hacemos unos agujeros con un palillo para que salga el vapor y ponemos a máxima potencia durante unos 7 minutos, sacamos con cuidado de no quemarnos y comprobamos, si vemos que aún están un poco duras, programamos un par de minutos más. Con ese tiempo ya tendría que ser necesario. También las podemos cocer en un cazo, pero me parece más práctico así. 
Troceamos las nueces con un cuchillo, no demasiado, las tenemos que dejar que se noten.
Una vez listas, ponemos en el vaso de la batidora junto con la leche y trituramos, incorporamos el aceite.
Tamizamos la levadura con la harina y la maizena.
Mezclamos los huevos y el azúcar y batimos con la batidora de varillas hasta que doblen el volumen y blanqueen. 
Añadimos a continuación la mezcla de zanahoria/leche/aceite con cuidado para que no se baje la mezcla. 
Incorporamos las harinas con movimientos envolventes, mezclamos bien.
Por último añadimos las nueces  y volcamos la mezcla en el molde que teníamos reservado e introducimos en el horno que habremos calentado previamente a 180/200º durante 45 minutos (depende de cada horno) al pincharlo con una brocheta, ésta nos tiene que salir limpia.




Con un poco de agua y azúcar glas , le he preparado un glaseado, pero la verdad es que sin el también está de rechupete.
No dejéis de hacerlo, tiene tan buena pinta como parece.
Queda tierno jugoso y muy esponjoso, la verdad es que es una auténtica delicia, os lo recomiendo, palabrita de la menda lerenda.
Que conste que os he avisado.
Y se me olvidaba, ya estamos a las puertas del fin de semana. Así que tod@s a disfrutarrrrrr

lunes, 15 de octubre de 2018

TARTA SENCILLA DE MANZANA

Hola, holaaaa. Aunque hace apenas unos días estábamos de lo más veraniegos, el otoño ya ha hecho acto de presencia, y con él las frutas propias de la temporada. Tengo que decir que me encantan las frutas de verano: sandias, melones, melocotones, paraguayos..... y tantas y tantas otras, y aunque muchas de ellas las podemos encontrar en las fruterías en cualquier época del año, tenemos que aprovechar las frutas que nos ofrece la tierra en cada temporada.
La tarta que os traigo hoy, no es fácil, es lo siguiente ¿cómo? ¿qué estás a dieta? no problem, no lleva mantequilla, ni nata, ni huevos y tampoco ningún tipo de crema, tan solo un poco de aceite de oliva y azúcar,  Por lo sencillo de los ingredientes puede parecer insípida, pero nada que ver con la realidad, es más, os puedo decir que es una de mis favoritas. Eso sí, haceros con unas buenas manzanas reinetas (imprecindible) y si son de El Bierzo, mejor, que mejor (como se nota la tierra jaja). Y ya no me enrollo más, que me conozco.
Espero que os guste tanto como a mi, y que tengáis un buen comienzo de semana. 


Necesitamos los siguientes ingredientes:

Para la masa:
200 gr de harina.
50 gr de aceite de oliva suave.
60 gr de agua y una pizca de sal.
Para la tarta:
Manzanas de la variedad reineta( 4 o 5, depende del tamaño)
Azúcar.
Para pincelar: un poco de almibar


Así de fácil la preparamos:


Lo primero que haremos será la masa: En un bol ponemos la harina formando un volcán y en el interior añadimos el aceite, la sal y el agua (dejamos una poca, ya que dependiendo de la harina nos puede hacer falta o no.
Ayudándonos de una rasqueta, integramos todos los ingredientes. No tenemos que amasarla, solo mezclar los ingredientes para que quede una masa uniforme. Si con la rasqueta se nos hace complicado, lo hacemos con las manos (sin amasar, recordar), si necesitamos un pizco  más de agua le añadimos
Envolvemos en papel film y dejamos reposar en la nevera durante una hora.


Lavamos y secamos las manzanas. Descorazonamos y las cortamos en láminas finas (sin pelar).
Echamos harina en la superficie de trabajo y con un rodillo estiramos la masa hasta dejara finita.
Colocamos en  en una bandeja recortando los bordes sobrantes.
Cubrimos con las manzanas, montando unas láminas en otras. Espolvoreamos con azúcar e introducimos durante unos 25 minutos en el horno ( hasta que este dorada),que habremos calentado previamente a 200 grados.



Cuando todavía está caliente pincelamos con almíbar para que quede brillante. tranquilos que si no tenemos almibar en un plis, plas lo solucionamos; Ponemos en una taza un par de cucharadas de azúcar, con tres cucharadas de agua. Programamos a máxima potencia durante un minuto, sacamos, removemos e introducimos de nuevo otro minuto más y voilaaaaaaaaaaaaaaaa, ya lo tenemos.


¿Qué? ¿fácil, no? pues vengaaaaaaaaaaaaa, que aún os da tiempo para la merienda. 

martes, 28 de agosto de 2018

HAMBURGUESAS DE CALABACÍN

  Buenas noches de lunes, parece casi imposible que pueda publicar dos recetas saladas seguidas, pero es que estamos en plena temporada de calabacín y estas hamburguesas están tan buenas que aunque sea sin enrollarme mucho es una pena que queden en el olvido, así que sin más nos ponemos manos a la obra que son muy fáciles de hacer.  




NECESITAMOS LOS SIGUIENTES INGREDIENTES:

Pongo los ingredientes que he usado en la receta, pero podemos variar según nuestros gustos.
Un calabacín grande.
Un diente de ajo.
Una cebolla no muy grande.
Dos cucharadas de kepchup
Una cucharada de mostaza
Sal, pimienta, orégano, cayena molida (opcional)
Pan rallado para rebozar y aceite para freir.


LAS PREPARAMOS ASÍ DE FÁCIL

 Lo primero que haremos será rallar el calabacín, lo ponemos en un colador grande , le añadimos sal y lo ponemos a escurrir para que suelte toda el agua ( pierden mucho volumen). Lo dejamos durante unas dos horas. 

Con las manos lo estrujamos bien para que lleve la menor cantidad de agua posible. 
Añadimos la cebolla muy picada y el ajo, el kepchup, la mostaza y la pimienta. 
Echamos la pimienta, orégano, cayena molida ( es opcional, si no os gusta el picante no le pongáis)
Mezclamos bien. Si vemos que queda demasiado seco añadimos un huevo batido, yo no lo he necesitado. 
Vamos tomando porciones del tamaño que queramos , formamos bolitas y las aplastamos con las manos. 
Vamos pasando por pan rallado y las freímos en aceite de girasol.
Quedan muy crujiente y muy ricas, 


A pesar de ser una receta muy sencilla, no por ello deja de ser buena. Además, suprimiendo la cayena, es una forma fantástica de que los niños coman verdura.
Espero que os guste.
Os deseo una feliz semanaa a tod@s

sábado, 14 de julio de 2018

CROQUETAS DE JAMÓN SERRANO


Una de las cosas que más me gustan del mundo mundial son las croquetas. Se pueden hacer de todo; tanto para aprovechar restos, como para camuflar aquellas cosas que niñ@s y no tan niñ@s se niegan a comer. En forma de cuadraditos, bolitas o con su forma típica, como las he preparado en ésta ocasión.
Cada vez que hago, lo suelo hacer casi de modo industrial, de ésta manera tengo siempre en el congelador y con una buena ensalada resuelvo una cena en un plis, plas. Y ni que decir tiene que no tiene nada que ver una croqueta casera;  con una de supermercado que ni se sabe lo llevan.


Necesitamos los siguientes ingredientes:

Una cebolleta, un diente de ajo, perejil.
100 gramos de aceite de oliva
180gramos de harina
800gr de leche
250 gr de jamón serrano cortado a trocitos pequeños.
Para rebozar:
Harina, huevo y pan rallado


Así de fácil las preparamos:

Lo primero que haremos cortar el jamón en trocitos pequeños.
En una olla,sarten honda o similar   echamos el aceite y cuando esté caliente (sin que llegue a humear) añadimos el jamón y sofreimos ligeramente. Retiramos para un plato.
En el mismo aceite añadimos la cebolla y el ajo que tendremos cortado a trocitos pequeños hasta dorar, sin que coja demasiado color. Para ello mantendremos el fuego bajo y daremos vueltas.
Una vez dorada añadimos la harina y la dejamos tostar para que no tenga sabor a crudo. Parecerá que coge gruos, pero se desharán sin problemas una vez que echamos la leche.
Con las varillas removemos sin parar a la vez que añadimos la leche . Cocemos a fuego suave sin dejar de remover con movimientos circulares.
Cuando lleve en el fuego 10 minutos aproximadamente añadimos el jamón y la sal, también podemos añadir pimienta y nuez moscada ( yo las prefiero sin ello, pero a gustos).
Dejamos 8/7 minutos más, añadimos perejil picado y volcamos sobre una bandeja.
Cubrimos con papel film tocando la superficie para que no haga costra. En su defecto pasamos un trozo de mantequilla por la superficie.
Dejamos enfriar, mejor de un día para otro.


Para formar las croquetas lo que hago es volcar la masa sobre la meseta enharinada y corto un buen trozo.
Con ese trozo formo un rulo rodando la masa sobre la meseta. Corto con la tijera pequeñas porciones y les doy forma, es muy fácil y se hacen en un momento.
Cuando las tengamos todas las pasamos por huevo batido y pan rallado. Por harina no es necesario, ya que las hemos formado con ella. Las vamos colocando en fuentes sin que se toquen unas con otras, las dejamos un rato para que sequen ligeramente y las llevamos al congelador o a la nevera dependiendo del uso que vayamos a darles. 
Las freímos en abundante aceite bien caliente y en tandas de pocas para que no se nos abran. Si las tenemos congeladas es conveniente sacarlas un ratito antes para que atemperen.


Animaros a hacerlas, con pollo, pescado, jamón york, calabacín.... son una delicia.
Y con estas croquetas deseo que paséis una feliz semana..

jueves, 28 de junio de 2018

Falafel


Holaaa, si, soy yo, aunque parezca lo contrario, sigo vivita y coleando, parece que fue ayer la última vez que hice una entrada y ya han pasado casi tres años, así que hoy me he levantado con ganas y aquí estoy de nuevo, sacudiendome de mi letargo con una receta de origen árabe. Así que vamos manos a la obra.





NECESITAMOS LOS SIGUIENTES INGREDIENTES:

Medio kg de garbanzos secos puestos a remojo la víspera.
Media taza de cilantro fresco.
Media taza de perejil.
Dos o tres dientes de ajo.
Una cebolla grande .
sal.
Una cucharilla de comino molido.
Una cucharilla pequeña de levadura  tipo royal.
Guindilla molida a gusto.
Media taza de pan rallado o harina.  (aproximadamente)

Aceite para freir.




ASÍ DE FÁCIL LOS PREPARAMOS:

Lo primero que haremos será escurrir los garbanzos y dejarlos secar unos minutos para que no les quede agua.
Los trituramos sin que quede harina, es normal que queden unos trocitos, al freirlos parecerá que tienen frutos secos y quedan muy buenos. Los ponemos en un bol.
Picamos el cilantro, el perejil, la cebolla, los ajos,  e incorporamos a los garbanzos triturados.
Añadimos sal, la guindilla ( se puede suprimir ) y la levadura. Manejamos con las manos, hasta mezclar bien todos los ingredientes.
Añadimos el pan rallado o la harina (prefiero lo primero).
Dejamos reposar en nevera durante  minutos.
Con las manos formamos bolitas como si fueran pequeñas albóndigas y las aplastamos con cuidado. Las vamos friendo en aceite bien caliente hasta que estén doradas.
Quedan increiblemente buenos acompañando con una salsa de yogurt.
Riquísimosss, se hacen en un plis plas