expr:class='"loading" + data:blog.mobileClass'>

lunes, 15 de octubre de 2018

TARTA SENCILLA DE MANZANA

Hola, holaaaa. Aunque hace apenas unos días estábamos de lo más veraniegos, el otoño ya ha hecho acto de presencia, y con él las frutas propias de la temporada. Tengo que decir que me encantan las frutas de verano: sandias, melones, melocotones, paraguayos..... y tantas y tantas otras, y aunque muchas de ellas las podemos encontrar en las fruterías en cualquier época del año, tenemos que aprovechar las frutas que nos ofrece la tierra en cada temporada.
La tarta que os traigo hoy, no es fácil, es lo siguiente ¿cómo? ¿qué estás a dieta? no problem, no lleva mantequilla, ni nata, ni huevos y tampoco ningún tipo de crema, tan solo un poco de aceite de oliva y azúcar,  Por lo sencillo de los ingredientes puede parecer insípida, pero nada que ver con la realidad, es más, os puedo decir que es una de mis favoritas. Eso sí, haceros con unas buenas manzanas reinetas (imprecindible) y si son de El Bierzo, mejor, que mejor (como se nota la tierra jaja). Y ya no me enrollo más, que me conozco.
Espero que os guste tanto como a mi, y que tengáis un buen comienzo de semana. 


Necesitamos los siguientes ingredientes:

Para la masa:
200 gr de harina.
50 gr de aceite de oliva suave.
60 gr de agua y una pizca de sal.
Para la tarta:
Manzanas de la variedad reineta( 4 o 5, depende del tamaño)
Azúcar.
Para pincelar: un poco de almibar


Así de fácil la preparamos:


Lo primero que haremos será la masa: En un bol ponemos la harina formando un volcán y en el interior añadimos el aceite, la sal y el agua (dejamos una poca, ya que dependiendo de la harina nos puede hacer falta o no.
Ayudándonos de una rasqueta, integramos todos los ingredientes. No tenemos que amasarla, solo mezclar los ingredientes para que quede una masa uniforme. Si con la rasqueta se nos hace complicado, lo hacemos con las manos (sin amasar, recordar), si necesitamos un pizco  más de agua le añadimos
Envolvemos en papel film y dejamos reposar en la nevera durante una hora.


Lavamos y secamos las manzanas. Descorazonamos y las cortamos en láminas finas (sin pelar).
Echamos harina en la superficie de trabajo y con un rodillo estiramos la masa hasta dejara finita.
Colocamos en  en una bandeja recortando los bordes sobrantes.
Cubrimos con las manzanas, montando unas láminas en otras. Espolvoreamos con azúcar e introducimos durante unos 25 minutos en el horno ( hasta que este dorada),que habremos calentado previamente a 200 grados.



Cuando todavía está caliente pincelamos con almíbar para que quede brillante. tranquilos que si no tenemos almibar en un plis, plas lo solucionamos; Ponemos en una taza un par de cucharadas de azúcar, con tres cucharadas de agua. Programamos a máxima potencia durante un minuto, sacamos, removemos e introducimos de nuevo otro minuto más y voilaaaaaaaaaaaaaaaa, ya lo tenemos.


¿Qué? ¿fácil, no? pues vengaaaaaaaaaaaaa, que aún os da tiempo para la merienda. 

martes, 28 de agosto de 2018

HAMBURGUESAS DE CALABACÍN

  Buenas noches de lunes, parece casi imposible que pueda publicar dos recetas saladas seguidas, pero es que estamos en plena temporada de calabacín y estas hamburguesas están tan buenas que aunque sea sin enrollarme mucho es una pena que queden en el olvido, así que sin más nos ponemos manos a la obra que son muy fáciles de hacer.  




NECESITAMOS LOS SIGUIENTES INGREDIENTES:

Pongo los ingredientes que he usado en la receta, pero podemos variar según nuestros gustos.
Un calabacín grande.
Un diente de ajo.
Una cebolla no muy grande.
Dos cucharadas de kepchup
Una cucharada de mostaza
Sal, pimienta, orégano, cayena molida (opcional)
Pan rallado para rebozar y aceite para freir.


LAS PREPARAMOS ASÍ DE FÁCIL

 Lo primero que haremos será rallar el calabacín, lo ponemos en un colador grande , le añadimos sal y lo ponemos a escurrir para que suelte toda el agua ( pierden mucho volumen). Lo dejamos durante unas dos horas. 

Con las manos lo estrujamos bien para que lleve la menor cantidad de agua posible. 
Añadimos la cebolla muy picada y el ajo, el kepchup, la mostaza y la pimienta. 
Echamos la pimienta, orégano, cayena molida ( es opcional, si no os gusta el picante no le pongáis)
Mezclamos bien. Si vemos que queda demasiado seco añadimos un huevo batido, yo no lo he necesitado. 
Vamos tomando porciones del tamaño que queramos , formamos bolitas y las aplastamos con las manos. 
Vamos pasando por pan rallado y las freímos en aceite de girasol.
Quedan muy crujiente y muy ricas, 


A pesar de ser una receta muy sencilla, no por ello deja de ser buena. Además, suprimiendo la cayena, es una forma fantástica de que los niños coman verdura.
Espero que os guste.
Os deseo una feliz semanaa a tod@s

sábado, 14 de julio de 2018

CROQUETAS DE JAMÓN SERRANO


Una de las cosas que más me gustan del mundo mundial son las croquetas. Se pueden hacer de todo; tanto para aprovechar restos, como para camuflar aquellas cosas que niñ@s y no tan niñ@s se niegan a comer. En forma de cuadraditos, bolitas o con su forma típica, como las he preparado en ésta ocasión.
Cada vez que hago, lo suelo hacer casi de modo industrial, de ésta manera tengo siempre en el congelador y con una buena ensalada resuelvo una cena en un plis, plas. Y ni que decir tiene que no tiene nada que ver una croqueta casera;  con una de supermercado que ni se sabe lo llevan.


Necesitamos los siguientes ingredientes:

Una cebolleta, un diente de ajo, perejil.
100 gramos de aceite de oliva
180gramos de harina
800gr de leche
250 gr de jamón serrano cortado a trocitos pequeños.
Para rebozar:
Harina, huevo y pan rallado


Así de fácil las preparamos:

Lo primero que haremos cortar el jamón en trocitos pequeños.
En una olla,sarten honda o similar   echamos el aceite y cuando esté caliente (sin que llegue a humear) añadimos el jamón y sofreimos ligeramente. Retiramos para un plato.
En el mismo aceite añadimos la cebolla y el ajo que tendremos cortado a trocitos pequeños hasta dorar, sin que coja demasiado color. Para ello mantendremos el fuego bajo y daremos vueltas.
Una vez dorada añadimos la harina y la dejamos tostar para que no tenga sabor a crudo. Parecerá que coge gruos, pero se desharán sin problemas una vez que echamos la leche.
Con las varillas removemos sin parar a la vez que añadimos la leche . Cocemos a fuego suave sin dejar de remover con movimientos circulares.
Cuando lleve en el fuego 10 minutos aproximadamente añadimos el jamón y la sal, también podemos añadir pimienta y nuez moscada ( yo las prefiero sin ello, pero a gustos).
Dejamos 8/7 minutos más, añadimos perejil picado y volcamos sobre una bandeja.
Cubrimos con papel film tocando la superficie para que no haga costra. En su defecto pasamos un trozo de mantequilla por la superficie.
Dejamos enfriar, mejor de un día para otro.


Para formar las croquetas lo que hago es volcar la masa sobre la meseta enharinada y corto un buen trozo.
Con ese trozo formo un rulo rodando la masa sobre la meseta. Corto con la tijera pequeñas porciones y les doy forma, es muy fácil y se hacen en un momento.
Cuando las tengamos todas las pasamos por huevo batido y pan rallado. Por harina no es necesario, ya que las hemos formado con ella. Las vamos colocando en fuentes sin que se toquen unas con otras, las dejamos un rato para que sequen ligeramente y las llevamos al congelador o a la nevera dependiendo del uso que vayamos a darles. 
Las freímos en abundante aceite bien caliente y en tandas de pocas para que no se nos abran. Si las tenemos congeladas es conveniente sacarlas un ratito antes para que atemperen.


Animaros a hacerlas, con pollo, pescado, jamón york, calabacín.... son una delicia.
Y con estas croquetas deseo que paséis una feliz semana..

jueves, 28 de junio de 2018

Falafel


Holaaa, si, soy yo, aunque parezca lo contrario, sigo vivita y coleando, parece que fue ayer la última vez que hice una entrada y ya han pasado casi tres años, así que hoy me he levantado con ganas y aquí estoy de nuevo, sacudiendome de mi letargo con una receta de origen árabe. Así que vamos manos a la obra.





NECESITAMOS LOS SIGUIENTES INGREDIENTES:

Medio kg de garbanzos secos puestos a remojo la víspera.
Media taza de cilantro fresco.
Media taza de perejil.
Dos o tres dientes de ajo.
Una cebolla grande .
sal.
Una cucharilla de comino molido.
Una cucharilla pequeña de levadura  tipo royal.
Guindilla molida a gusto.
Media taza de pan rallado o harina.  (aproximadamente)

Aceite para freir.




ASÍ DE FÁCIL LOS PREPARAMOS:

Lo primero que haremos será escurrir los garbanzos y dejarlos secar unos minutos para que no les quede agua.
Los trituramos sin que quede harina, es normal que queden unos trocitos, al freirlos parecerá que tienen frutos secos y quedan muy buenos. Los ponemos en un bol.
Picamos el cilantro, el perejil, la cebolla, los ajos,  e incorporamos a los garbanzos triturados.
Añadimos sal, la guindilla ( se puede suprimir ) y la levadura. Manejamos con las manos, hasta mezclar bien todos los ingredientes.
Añadimos el pan rallado o la harina (prefiero lo primero).
Dejamos reposar en nevera durante  minutos.
Con las manos formamos bolitas como si fueran pequeñas albóndigas y las aplastamos con cuidado. Las vamos friendo en aceite bien caliente hasta que estén doradas.
Quedan increiblemente buenos acompañando con una salsa de yogurt.
Riquísimosss, se hacen en un plis plas 


lunes, 16 de noviembre de 2015

BOLLA LARPERIRA

Hacía muchísimo tiempo que no daba un paseo sin prisas por mi ciudad. A decir verdad, Ponferrada no es el lugar donde nací, pero me fui allí con 19 dias, asi que pasé allí toda mi infancia y mi juventud y tengo muy gratos recuerdos. No sé por qué pero cada vez me gusta menos ir, es más solo  voy   a trabajar o a comprar, y siempre con prisas, pero ahora que  Dani acaba de sacarse el carnet,  me lleva al trabajo cuando nuestros horarios se compaginan, yo quedo en mi curro y el  aprovecha para estudiar e ir  a sus entrenamientos de baloncesto. Así llevamos unos cuantos días pero el  otro día le cambiaron el horario con lo cual yo  salí  como una hora antes que él, así que aproveché para dar por allí un paseo sin el agobio de llegar tarde a ninguna parte.
Salí de trabajar y en un primer momento me iba a dirigir al centro comercial, pero ¿qué queréis que os diga? para pasear prefiero que me dé el aire en la cara, así que cambié de rumbo y me dirigí al centro. Según comencé a caminar, me dí cuenta de dos cosas: la primera, que eso de caminar en la aceras oliendo a tubo de escape no es lo mío y la segunda que ando más deprisa de lo que pensaba, y es que me planté en el centro en cero coma. Una vez allí me quedaban dos alternativas: pasear mirando escaparates, o volver a irme por donde había venido y que me recogiera por el camino. Como no podía ser de otra manera me decanté por la segunda.
LLamarme cateta, palurda, pueblerina, o lo que queráis, pero yo , que  estoy acostumbrada a andar por el pueblín con mi Kira más feliz que una perdiz, con mis cascos puestos, esto del paseo por la urbe,  no me gusto especialmente. La gente va a su bola, les saludas diciendo hola , o buenas tardes y te miran como si fueras de otro planeta. Es más,  decidí llevar a cabo mi experimento sociológico, hay que ver lo que hace el aburrimiento, ésto consistía en saludar a todas las personas con las que me cruzara por el camino, haber cuantas me devolvían  el saludo. Una, dos, tres, ........... dieciocho..... Heyyyyyyyy, holaaaaaaaaaaaa, ¿me vessssss? si, es a  ti, si, si , que aunque parezca un ser insignificante soy como tu, carne, hueso, bueno, está bien, más carne que hueso, pero te he dicho hola :repite conmigo: HOOOOOOO-LAAAAAAA, ¿lo ves?¿a que no es tan difícil? ¿a qué no sucede nada  por ser un poco educad@? Nadaaaaaaaaaaaaaaaaaa, mi experimento se iba al traste, 18 personas y nada, ni una. Una chica que iba tecleando en su teléfono quiso contestar pero creo que le vibro el móvil y desvió su atención hacia mi, con lo cual me quedé con las ganas. Cuando ya estaba a punto de tirar la toalla, una pareja de chic@s jovenzuelos cruzaron de acera y se toparon de bruces conmigo, los salude y bingooooooooooooooooo, al finnnnnnnnnnn, en contra de todo pronóstico me devolvieron el saludo.  No debían tener más de 20 años, y eso me reconfortó especialmente, para que luego digan de la gente joven. Así que continué con mi experimento. Solo conté las primeras 50 personas, de ellas me contestaron solo 6 y eso contando a la pareja, halaaaaaaaaaaaaaa ¿cómo se os queda el cuerpo? Viva la educación del siglo XXI seguro que si en mí saludo hubiera ofrecido un trozo de esta bolla larperira el éxito sería mayor :)


 


NECESITAMOS LOS SIGUIENTES INGREDIENTES:
300 de leche
2 huevos grandes
Una cucharada de las de café de esencia  anís
100 gr de azúcar
750  gr de harina panadera aproximadamente (sino tenemos mezclamos a partes iguales de fuerza y normal)
Una cucharilla de sal
100 gr de mantequilla
piel de naranja
25 gr de levadura
PARA LA COBERTURA:
Crema pastelera, podéis ver aquí como se hace.
Un huevo batido con una pizca de sal para pincelar.
Un poco de almibar con un chorretillo de anís.


ASÍ DE FÁCIL LAS  PREPARAMOS:
Primero vamos a hacer una infusión con la leche y las pieles de limón y naranja. Para eso ponemos la leche al fuego con las pieles de naranja  (sin la parte blanca)  y lo dejamos hasta que hierva, en ese momento apartamos del fuego, tapamos y dejamos enfriar. Cuando lo tengamos frío colamos para que no se nos escape nada y ya la tenemos lista para usar. 
Para hacer la masa: 
La he amasado a mano, pero podéis usar amasadora, panificadora ....
Formamos un volcán con la harina (no echamos toda, dejamos un poco, ya sabemos que dependiendo del tipo de harina con la que trabajemos necesitamos más o menos) , en el centro ponemos , la leche, los huevos, el anís, el azúcar y la sal, y vamos haciendo amasados cortos, alternando amasados/reposos hasta formar una masa elástica, si vemos que necesitamos un poco más de harina se la añadimos. Cuando la tengamos lista  añadimos la mantequilla cortada en trocitos que tendremos a temperatura ambiente, amasamos de nuevo hasta que se integre por completo, al principio parecerá que nuestra masa va a quedar pringosa para siempre, tranquilossssssssssss, no pasa nada, ya sabemos que con un poco de amasado /reposo en na tendremos una masa perfecta. Cuando esta unifome añadimos la levadura desmenuzada y mojamos con un poco de agua con la mano, amasamos de nuevo hasta integrar bien. Dejamos reposar tapada hasta que doble de volumen.
En un par de bandejas colocamos papel de horno.
Una vez que ha levado ponemos en la mesa de trabajo un pizco de harina y desgasificamos bien cortamos en dos trozos.
Estiramos con forma redonda u ovalada y picelamos con huevo batido con un pizco de sal. A cada trozo le hacemos los característicos cortescuadrados  hasta llegar casi a la bandeja (luego la masa crecerá) .
Ponemos la crema pastelera en una manga y rellenamos cada corte con crema pastelera.
Dejamos levar de nuevo hasta que doble de tamaño.

Pincelamos de nuevo con el huevo y le ponemos por encima unos piñones, almendra laminada, azúcar...Con el horno   precalentado a 190º  introducimos las bollas hasta que están doraditas, (han estado unos 15 minutos),

 Nada más sacarla del horno pincelamos aún caliente con el almibar.

ANOTACIONES:
  • Con estas cantidades salen dos bollas hermosas, si queremos menos podemos hacer la mitad. 
  • Aunque pueda parecer complicado preparar la masa, nada que ver, si amasamos utilizando amasados/ reposos, será muy fácil. 
  • La masa no tiene que quedar excesivamente seca, ya que de ello dependerá la esponjosidad de nuestra bolla. 
  • Para hacer el almibar: Ponemos al fuego 100 ml de agua con 50 gr de azúcar y un chorrete de anis, lo dejamos reducir hasta que tenga una consistencia un poco gordita. 
 
¿Qué os parece?¿a qué el corte está diciendo échame el diente ehhhhh? , pues venga, no se a que estáis esperando, animaros a prepararla que seguro no os arrepentís.
Os deseo una buena semana a tod@s

jueves, 5 de noviembre de 2015

GALLETAS DE COCO CON CHOCOLATE

Buenos días corazones,como véis mi modo dulce sigue en estado ON, y es que no puedo compensar de otro modo  el estres que me acompaña últimamente. Hace poco más de dos meses que empecé a trabajar, que ya era hora por cierto, y después de pasar el primer mes  y cuando una servidora pensaba que había pasado el periodo de prueba resultó que no era de un mes sino de dos, venga hala no pasa nada, ánimo que tu puedes. El segundo mes se me atragantó un poquillo, y eso de no saber hasta el último día si me iban a renovar o no me traía por la calle de la amargura, la incertidumbre me mata esto no puede ser, pero cuando una pensaba que después de dos meses iba a respirar más tranquila resulta que no, de eso nadaaaaaaaaaa, que todavía tenemos otro mes más de prueba. Ainssssssssss ¿será posible? entre la tensión de las llamadas, que si ahora suena, transfiero, suena de nuevo, ainssss , espera no suenes leñe que aún no acabé de tipificar,  la presión de la gente que uno tiene por encima, los clientes , que hay que  ver los clientes.Siempre me gusta empatizar e  intentar comprender,  pero hay veces que es imposible.........s, cada vez tengo más claro que nos estamos volviendo tarumbas y en ocasiones la educación la perdemos por el camino. ¿Acaso para hablar hace falta acordarse de la familia de la persona que está al otro lado de la linea intentando ayudar? ¿o decir cincuenta mil tacos y barbaridades? que nooooooo, que así no se van a resolver mejor las cosas las cosas,  es más en esas ocasiones lo único que conseguimos es que se nos ponga la cara morada y nuestra tensión suba a límites insospechados,  afortunadamente mi segunto nombre es Santa Paciencia y pocas hay en esta vida que me hagan perder la compostura, menos mal porque sino a más de un@ últimamente le hubiera dado una buena galleta y no de estas sino de las que suenan con alegría cuando tocan los mofletones, pero prefiero respirar hondo y a otra cosa mariposa, eso si, cuando llego a casa ..... para alivar tensiones, no hay nada como meter las manos en la masa, así que en esta ocasión a galletear se ha dicho.


NECESITAMOS LOS SIGUIENTES INGREDIENTES:
Para unas 32 galletas no muy grandes
240 gr de harina
Una cuchilla de levadura en polvo
100 gr de mantequilla pomada
130 gr de azúcar moreno
50 gr de coco rallado
Dos huevos
Media cucharilla de sal
100 gr de pepitas de chocolate o trozos de chocolate negro


ASÍ DE FÁCIL LAS PREPARAMOS:
Con unas varillas batimos el azúcar con la mantequilla hasta que están bien incorporadas, añadimos el coco y los huevos, seguimos batiendo.
Agregamos la harina junto con la levadura, y vamos removiendo con una cuchara, lengua o similar hasta que nos cueste un poco de trabajo, en ese momento metemos las manos (lavadas por cierto) hasta que formemos  una masa uniforme.
Añadimos las pepitas de chocolate y mezclamos hasta que están bien integradas.
Volcamos la mitad de la masa sobre un trozo de film transparente y formamos un rulo presionando bien, con el resto de la masa hacemos lo mismo.
Metemos en la nevera aproximadamente una hora.
 
Al cabo de ese tiempo abrimos el rollo y cortamos en rodajas , si no quedan bien redondas la moldeamos un poco con las manos.
Ponemos en una fuente de horno separadas un poco entre si y las introducimos en el horno precalentado a 200º durante 10/ 12 minutos, tienen que quedar blandas porque al enfriar el azúcar se endurece. 
 
Preparamos un chocolate, café, capuchino o simplemente nos ponemos el plato al lado y a disfrutar se ha dicho ¿alguien da más?

lunes, 26 de octubre de 2015

MILHOJAS DE CREMA

Últimamente no me apetece publicar otra cosa que no sea dulce. Mi cuerpo reclama toneladas de dulce , veo el chocolate bajar por las paredes y no me apetece preparar otra cosa que no tenga azúcar. Y cuando digo ésto no quiero decir con ello que no prepare otras comidas (que afortunadamente no es el caso) sino que no me apetece ver en el blog fotos de saladerío, Creo que la culpa la tiene una mosca cojonera que me anda tocando literalmente los piiiiiiiiiiii, pero no solo a mí, sino a otras cuantas personas más, esto hace que mis horas de sueño se hallan visto alteradas (un poco más todavía) y mi estado de ánimo tenga más altibajos de lo habitual, así que como antídoto me pienso endulzar hasta la saciedad, aunque solo sea en fotos, ya que en realidad entre lo que preparo y lo como hay bastante diferencia, pero solo con hacer golosadas ya me cambia el humor, así que os voy a aburrir. 
 Hay ocasiones en las que necesitamos quedar bien y no tenemos tiempo, o ganas de complicarnos la vida. Y que? Acaso por que un dia no podamos, o no nos apetezca estsr dos horas en la cocina vamos a dejar a los nuestros sin un postre delicioso? De eso nada, para esas ocasiones tenemos varias opciones, si somos precavidos y tenemos planchas de bizcocho en el congelador ( que siempre viene estupendamente) podemos montar una tarta en un suspiro. En caso de que no sea así, siempre podemos recurrir a la maravillosa tarta de galletas, con cualquiera de sus cremas. Unos petit choux rellenos de mousse o nata ( si lo queremos simplificar mas) , siempre se agradecen. Pero si queremos hacerlo mas sencillo todavía, unas planchas de hojaldre cobarde, crema pastelera y en un plis, olas nos montamos un postre digno de las mejores pastelerías. Empezamos?


 NECESITAMOS LOS SIGUIENTE INGREDIENTES:
Una plancha de hojaldre
Un poco de azúcar en grano
Azúcar glas y canela para decorar
Para la crema pastelera:
Medio litro de leche
Una piel de limón (sin la parte blanca)
Una rama de vainilla
Palo de canela
120 de azúcar.
3 yemas y un huevo.
40 gramos de maizena.


ASÍ DE FÁCIL LAS PREPARAMOS:
 Lo primero que vamos a hacer es la crema pastelera para que enfríe. Del medio litro de leche separamos como 100 ml, el resto lo ponemos a cocer junto con la piel de limón la canela y la vainilla abierta a la que habremos sacado las semillas para que dé más aroma. Dejamos hervir y reservamos . Mientras batimos las yemas con el huevo y  el azúcar. Una vez que está bien mezclado añadimos la maizena hasta formar una mezcla homogénea, añadimos los 100 ml de leche y removemos.
Una vez tenemos una mezcla bien integrada y sin grumos vamos añadiendo poco a poco la leche caliente sin parar de remover.  (tenemos que añadir la leche caliente a la mezcla fría, no al revés).
Ponemos la mezcla a fuego suave sin parar de remover hasta que espese. Cubrimos con papel film (que toque la superficie y dejamos enfriar)


Desenrollamos el hojaldre, lo cortamos en trozos iguales, pinchamos toda la superficie con un tenedor, espolvoreamos con azúcar, cubrimos con otro papel de horno y le ponemos otra bandeja encima para que no suba. 
Introducimos en el horno previamente caliente a 200º durante 20/22 minutos, dejamos enfriar. 


Ahora solo queda montar los hojaldres, ponemos la crema en una manga pastelera y cubrimos una placa de hojaldre con la crema, tapamos con hojaldre, volvemos a poner crema y por último tapamos con hojaldre. Decoramos con un poco de azúcar glas y canela.

Ahora solo nos queda disfrutar de lo lindo.
Os deseo una muy feliz y dulce semana a tod@s